Chulo prostitutas club prostitutas

chulo prostitutas club prostitutas

Eso tiene sus peligros, claro. Imaginen, conociendo este país, lo que puede ocurrir cuando la necesidad apriete a los ayuntamientos.

La prostitución, masculina o femenina, es vieja como el mundo. Tampoco la prostituta, cuando ejerce de su grado, debería ser molestada por ello, sino protegida y garantizados sus derechos y su salud.

En quien debería centrarse el rigor de una sociedad decente y segura de sí, es en el proxeneta. Ahí es donde las ordenanzas municipales y la Justicia deberían actuar, severísimas. Y es lo que no ocurre. También ellos merecen una oportunidad, se argumenta. Delincuentes en general y proxenetas en particular. Putas, chulos y ayuntamientos.

Una amiga que estaba en la misma situación que ella le había hablado de una organización que ofrecía ayuda a mujeres; aprovechó que el chulo se había marchado de viaje a Rumania y se atrevió a escapar.

Fue acogida en el Proyecto Esperanza, organización dedicada al apoyo integral a mujeres que han sido víctimas de la trata con fines de explotación. Durante estos meses ha aprendido castellano y ha buscado trabajo. Consiste en denunciar a la red que le explota y colaborar en su desarticulación. Elena, en un primer momento no quiso denunciar, pero finalmente dio el paso, cuando se enteró de que el chulo había encerrado a su amiga en un club por haber intentado escapar después de que lo hiciera ella.

Ahora ya tiene su permiso de residencia, pero le falta el permiso administrativo para trabajar, que lleva retrasado varios meses. Entretanto, ha tenido que testificar contra el proxeneta y sus ayudantes. Éstos le habían advertido de que le pagarían bien si retiraba la denuncia, y si no, iban a matar a su familia; un hermano suyo fue agredido en Rumanía, en efecto. La sentencia contra el chulo ha sido tan leve que ya ha salido de prisión.

La historia de Elena explica el porqué: Por eso las denuncias de personas traficadas se limitan a situaciones absolutamente insoportables. Justine, que vive en Barcelona, intenta sindicar a un grupo de compañeras y compañeros en Comisiones Obreras. Se le nota escéptica respecto a la idea de una prostitución extranjera masivamente forzada: Sara Ballini es italiana. No dice que alguien le haya obligado. Descubrió el auge de la prostitución en Madrid hace siete años, cuando tenía 21, y comenzó a trabajar en un piso de la calle de Atocha: Había entrado en la organización de un hombre que ha comprado otros negocios de ese tipo.

Sara pasó por varios pisos -algunos, de euros por cada servicio- y después se encerró en un chalé de la zona este de la capital. Otros dueños, instalaciones lujosas; presentaciones a los clientes en traje -nada de tacones de plataforma, para diferenciarse de las casas baratas-.

En el chalé, cada servicio costaba euros y la media era un par cada día: De lo que Sara se queja es de la situación encubierta en que funcionan los pisos, de las malas condiciones de vida en muchos "a veces en literas" ; de los absurdos clientes que caen sobre ellas "hay que montar un teatro, porque encima pretenden que les quieras".

Cuando habló con este periódico, a finales de julio, decía que quería dejarlo todo y acababa de publicar un libro de relatos cortos El país de las sombras. Nunca debe olvidarse que el mundo de la prostitución presenta grandes diferencias internas. El objetivo debería ser combatir a las bandas, a los que se aprovechan de la prostitución, y garantizar que ninguna persona sea obligada a hacer algo en contra de su voluntad, a juicio de Tura.

La consejera de Interior de Cataluña estima que en el territorio de esa comunidad hay unas El Defensor del Pueblo Andaluz, en un informe de , evaluó en La dirección actual no avala cifra alguna: Pablo Traspas, coordinador de programas de Médicos del Mundo -que atendió el año pasado a casi 9. En ese estudio se asignaba a España entre La aproximación es imprecisa, pero al menos ofrece una indicación clara: Algunos expertos apuntan a la reforma penal de , por la cual se despenalizaron ciertas conductas favorecedoras de la prostitución quedaron castigados el empleo de la coacción y, por supuesto, prostituir a niños.

Otros lo atribuyen a la alegría económica de finales de los años noventa y el afloramiento de dinero negro. Los abolicionistas equiparan prostitución con esclavitud, considerando la actividad en su conjunto como un atentado contra los derechos fundamentales y una "violencia de género", ya que la gran mayoría de las personas prostituidas son mujeres.

Otros sectores distinguen entre ejercer la prostitución por decisión propia y hacerlo obligados por traficantes o proxenetas. Al margen de quién tenga razón en esta polémica, una consecuencia muy negativa es que la prostitución quede en manos de bandas.

No se trata de un bandidaje a gran escala, capaz de amenazar la estabilidad política, sino de una multiplicación de delincuencias, que se traduce en personas sometidas a la explotación sexual y, de acuerdo con los testimonios disponibles, a los malos tratos. Las señales emitidas por las autoridades del Estado resultan un tanto contradictorias.

Sin embargo, el propio fiscal despacha la cuestión con cierta rapidez, sin una valoración sobre el grado real de importancia de este problema. Otras explicaciones del fiscal general confirman las contradicciones del sistema aplicado.

Como parece deducirse de estas consideraciones, la mera actuación represiva es una respuesta insuficiente. La realidad es que, para muchas de las personas que se han visto implicadas en las redes de prostitución, la posibilidad de ser devueltos a su país de origen constituye el peor de los panoramas posibles.

Entidades que ayudan a prostitutas echan en falta un Plan Integral contra la Trata. La socióloga Laura Oso entrevistó a varios hombres en un trabajo de campo efectuado con 50 personas de la prostitución callejera en La Coruña. El comercio de cuerpos plantea un desafío a España, pero también al conjunto de la Unión Europea. La investigadora francesa Matiada Ngalikpima, de la Fundación Scelles, advierte de un cambio sustancial: En paralelo, la patronal del alterne se ha dirigido al Congreso de los Diputados con la solicitud expresa de que se prohíba la prostitución ejercida en los pisos urbanos y en las calles, alegando las molestias causadas al vecindario y la presencia de bandas en esos sitios.

chulo prostitutas club prostitutas

Nunca fui muy de putas. Y sigo sin serlo. Quiero decir que conozco el percal. Del nuevo estilo puticlub y polvete ucraniano tengo menos información, aunque lo imagino. Y cuando en Madrid paso por la calle Montera, el paisanaje salta a la vista. Un padre de familia al que apetezca darse un homenaje puede ver enturbiada su pequeña fiesta por un guardia que levante acta. Eso tiene sus peligros, claro.

Imaginen, conociendo este país, lo que puede ocurrir cuando la necesidad apriete a los ayuntamientos. La prostitución, masculina o femenina, es vieja como el mundo. Tampoco la prostituta, cuando ejerce de su grado, debería ser molestada por ello, sino protegida y garantizados sus derechos y su salud.

Otros lo atribuyen a la alegría económica de finales de los años noventa y el afloramiento de dinero negro. Los abolicionistas equiparan prostitución con esclavitud, considerando la actividad en su conjunto como un atentado contra los derechos fundamentales y una "violencia de género", ya que la gran mayoría de las personas prostituidas son mujeres.

Otros sectores distinguen entre ejercer la prostitución por decisión propia y hacerlo obligados por traficantes o proxenetas. Al margen de quién tenga razón en esta polémica, una consecuencia muy negativa es que la prostitución quede en manos de bandas. No se trata de un bandidaje a gran escala, capaz de amenazar la estabilidad política, sino de una multiplicación de delincuencias, que se traduce en personas sometidas a la explotación sexual y, de acuerdo con los testimonios disponibles, a los malos tratos.

Las señales emitidas por las autoridades del Estado resultan un tanto contradictorias. Sin embargo, el propio fiscal despacha la cuestión con cierta rapidez, sin una valoración sobre el grado real de importancia de este problema. Otras explicaciones del fiscal general confirman las contradicciones del sistema aplicado. Como parece deducirse de estas consideraciones, la mera actuación represiva es una respuesta insuficiente. La realidad es que, para muchas de las personas que se han visto implicadas en las redes de prostitución, la posibilidad de ser devueltos a su país de origen constituye el peor de los panoramas posibles.

Entidades que ayudan a prostitutas echan en falta un Plan Integral contra la Trata. La socióloga Laura Oso entrevistó a varios hombres en un trabajo de campo efectuado con 50 personas de la prostitución callejera en La Coruña. El comercio de cuerpos plantea un desafío a España, pero también al conjunto de la Unión Europea. La investigadora francesa Matiada Ngalikpima, de la Fundación Scelles, advierte de un cambio sustancial: En paralelo, la patronal del alterne se ha dirigido al Congreso de los Diputados con la solicitud expresa de que se prohíba la prostitución ejercida en los pisos urbanos y en las calles, alegando las molestias causadas al vecindario y la presencia de bandas en esos sitios.

Fuentes de Anela presentan la actividad de sus locales como una "variante de la hostelería", donde las chicas "van y vienen libremente" y cobran a los clientes lo que ellas quieren por sus servicios como meretrices. El dato permite efectuar una aproximación económica: Se comprende la presión sobre los políticos para la regulación. Prostituirse no es delito, por lo cual los que gestionan el ejercicio de esa actividad tienen interés en que parezca que ellas son autónomas.

Y ese dinero ni siquiera puede declararse, porque no hay mecanismo administrativo para ello: La prostitución es un territorio al que no llega el Estado de derecho; las personas que prestan los servicios sexuales no tienen a quién reclamar contra los abusos y, a la vez, se trata de un negocio que genera una masa importante de dinero negro, por el momento bastante repartido. Al proxeneta nunca se le perdonan los impuestos.

Estos procedimientos han suscitado críticas por parte de sectores contrarios a cualquier reconocimiento administrativo de la prostitución; otros los defienden como intentos de restringir el chapoteo del dinero en la economía sumergida. Circulan estimaciones de cifras de negocio en España que oscilan entre los La patronal del alterne existe desde Su secretario general técnico y jefe de los servicios jurídicos de la entidad, José Luis Roberto, es una persona conocida por sus actividades políticas.

Los organizadores y la Delegación del Gobierno en Valencia forcejean sobre el itinerario y otros detalles, que dependen ahora de una decisión judicial.

Preguntado por la coincidencia entre sus tareas en la patronal del alterne y en el partido España , José Luis Roberto contestó ayer: Fuera de mi trabajo, la Constitución me ampara para tener las ideas que me parezcan oportunas y presidir lo que quiera".

En caso de que las Cortes abran el debate sobre la regulación del alterne y de la prostitución, igualmente solicitado por Anela a los 17 Parlamentos autonómicos -varios de los cuales han contestado que van a estudiarlo-, los jefes de Anela se declaran dispuestos a reconocer una relación laboral con las personas que "incentiven el consumo de copas" alterne , pero no con la prostitución propiamente dicha, que debe ser "un trabajo por cuenta propia".

La regulación de derechos laborales y sociales es el caballo de batalla de algunos grupos de personas que se dedican o se han dedicado a la prostitución. Pero hubo otra comisión -citada anteriormente- volcada específicamente en el estudio de la prostitución que se disolvió sin emitir informe ni recomendación alguna. La ex parlamentaria del PP sostiene que "el reglamento del Senado no permite la fórmula de los informes parciales" y pellizca al Gobierno de Rodríguez Zapatero por no haber continuado la labor de esa comisión en esta legislatura.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se espera para La secretaria de Igualdad en la ejecutiva federal del PSOE, Maribel Montaño, propone un "compromiso social por la desaparición de la prostitución". La europarlamentaria socialista Elena Valenciano dice: Sí, ya sé que es muy difícil", reconoce.

La sociedad española no parece preparada. Por si faltaba algo, la ley "contra los prostituidores" ha sido endurecida este año para castigar también al que abone servicios sexuales a clientes distintos del propio pagador.

El comercio sexual en sí no ha sido erradicado, pero el mercado ya no rinde como antes. Un policía español especializado en este sector sonríe ante la evocación de tales medidas.

No se quedan aquí las diferencias. Una certeza parece abrirse paso entre tantas dudas: Seguir a mujeresenred Otros textos Temas: De chulo en chulo por 7. Alterne y "patriotismo" La patronal del alterne existe desde

This Post Has

Leave a Reply

  • 1
  • 2
Close Menu